Mario Abdo BenítezArchivo

“Desastre ko Marito”, Por Arnaldo Alegre

Presidente, si algo hay que reconocer al asesino ese que era jefe de tu papá –y que según las malas lenguas admirás secretamente– es que tenía un mensaje. Era, obviamente, un mensaje mentiroso, lo que no le impedía ser efectivo. Pero